LOS DENARIOS IBERICOS

as

LAS MONEDAS CON LEYENDA KOLOUNIOKU / CLOUNIOQ

Escrito por rgonzalez 02-05-2017 en monedas. Comentarios (0)

        El caso de esta o de estas cecas íntimamente relacionadas es un caso especial en la numismática antigua ya que sólo emitió denarios con leyenda ibérica “Kolounioku” (siglo I. a.C.) y pasó a emitir monedas de bronce (sólo unidades) de tipo indígena  con leyenda en latín “Clounioq” (45-27 a.C.) en sus reversos y los enigmáticos símbolos o letras en anverso. Este signo aparece en las unidades de Kaisesa formando el letrero BaIS y en solitario en los denarios de Arsakoson como letra Ba o simplemente un vástago. El estilo de ambas emisiones es radicalmente diferente como veremos más adelante.



     Posteriormente en la Clunia romana, seguirían las acuñaciones en época imperial con Tiberio, ya como municipio romano y siempre con su busto en anverso y en reverso, toro para ases y jabalí para los semises, con los nombres de los magistrados elegidos por sufragio. En ases los de los duoviros o quatturorviros con funciones ejecutivas, elaboraban el censo, designaban jueces y se encargaban de las finanzas en la ciudad. En los semises los de los ediles encargados de la seguridad, los mercados y sus abastos y los juegos en el municipio.



     Clunia está localizada con toda seguridad en el Alto del Castro, un amplio cerro en lo que es hoy Peñalba de Castro (Burgos) y fue una ciudad de gran importancia que debió llegar a tener un mínimo de 40.000 habitantes, lo que la convierte en una de las mayores ciudades en la Hispania romana, llegando a ser capital del Conventus Cluniensis, el convento jurídico de la Hispania Citerior Tarraconensis. Su situación estratégica militar y comercial es evidente, esta situada en una vía principal que iba de Tarraco (Tarragona) a Asturica Augusta (Astorga), pasando por  Caesaraugusta (Zaragoza), al estar conectada con tres de las mayores ciudades de la época su auge y desarrollo fue inevitable.

     De la Kolounioku arévaca anterior no se han hallado evidencias bajo el emplazamiento de la Clunia romana y se sospecha que pudo estar situada enfrente, en el Alto del Cuerno o más cerros de los alrededores pero de momento sin evidencias que lo corroboren. Curiosamente en las excavaciones efectuadas en Clunia y dentro de la circulación residual de épocas anteriores, las monedas de Sekobirikes duplican a las de Clounioq, debido posiblemente a la cercanía y a las abundantes acuñaciones de Sekobirikes.

     Con el primer letrero de leyenda ibérica sólo acuña plata con dos tipos, es la única ceca que acuña denarios con leyenda ibérica KoLOUNIOKu y nada de bronce con dicha leyenda o similar, si tomamos como Arsakos /Arsakoson la misma ceca. Con la leyenda en latín acuña tres tipos diferentes por supuesto posteriores a la emisión de denarios.  Están relacionados aparte de por la leyenda ibérica que posteriormente es latinizada, por las variantes de todos los cuños conocidos, siempre jugando en reverso con la inicial de la ceca “Ko” o con dos palos verticales y horizontales que también podía tomarse como la letra Ba repetida.

     En bronce siempre detrás de la nuca dichos símbolos y delante delfín hacia arriba. En plata detrás dichos símbolos o bien los palos verticales debajo del mentón, siendo esta emisión algo menos escasa que el resto. En ambos valores siempre con jinete lancero en reverso.

     Las acuñaciones en plata son muy raras, tan sólo superadas en rareza por las cecas de Sekotias, Arsakoson y Kelse (del que sólo se conoce un ejemplar). En museos existen cuatro denarios de Kolounioku, dos en el Museo de Palencia procedentes del tesorillo de Palenzuela, el tercero en el Museo Británico de Londres y otro más subastado en el año 2.014 y que el estado con buen criterio y ejercitando su derecho de tanteo ha incorporado a los fondos del Museo Arqueológico Nacional.



     En bronce la acuñación con símbolo Ko que es la inicial de la ceca es muy rara y con un arte muy diferente a las otras dos que llevan los dos palos en distintas posiciones tras el busto y que son más parecidas entre si, siendo la que los muestra en horizontal mucho más rara que la que los muestra en vertical.

     Curiosamente estas cecas más raras en emisión de plata, a excepción de la del denario de Kelse que debió ser una emisión muy corta y coetánea a los ases pesados de la ceca, son las últimas en emitir plata y es curioso que todas ellas lo hagan de forma testimonial, aunque Arsakoson debió de ser anterior y puede que la emisión de bronce fuera posterior por el bajo peso de sus bronces y el arte diferente sobre todo en su reverso y muy diferente en algunos anversos de influencia más vascona. En un cuño de denario de Arsakoson se repite el enigmático palo o letra “Ba” detrás del busto. Sekotias y Kolounioku probablemente acuñaran más tarde, teniendo ambas un arte radicalmente diferente a la de los ases emitidos antes por la ceca, aunque en el caso de Sekotias si que emiten con los mismos letreros ibéricos tanto en anverso como en reverso aunque con diferente grafía, lo que apoya esta teoría. En Arsakoson la diferencia es más notoria puesto que el estilo de sus denarios es más celtibérico y en sus unidades más parecidas se incluyen letreros en anverso (ETa / ON) que los relacionan indudablemente con las cecas vasconas de Arsaos y Bentian.

     Probablemente estas dos cecas junto con algunas acuñaciones de Sekobirikes (que pudieran ser imitaciones y los que muestran nueve rizos en el peinado) y los Turiasus en cuyo reverso las patas traseras del caballo aparecen sobre la línea de exergo emitieran de forma coetánea. En todas ellas el peso es bastante bajo, casi siempre entre los tres y tres gramos y medio de peso.

     El estilo de las monedas de Kolounioku y Clounioq unidas a su rareza en algunos casos, las hace muy atractivas para los coleccionistas, como atestigua el haber alcanzado la cifra más alta pagada por un denario ibérico en una subasta pública y que además haya sido el MAN el ganador de la misma tras ejercer el derecho de tanteo del Estado.  Son monedas estéticamente muy bellas y de un estilo original, en los denarios se muestran los característicos rizos celtibéricos formados por arcos afrontados de diferente tamaño, con glóbulo central en el centro del peinado.

     En los bronces con los signos “Ba?” la solución del peinado es completamente diferente  con líneas y arcos paralelos formando bandas que en el caso de las acabadas por encima de la oreja, se rematan con rizos de gancho, con el último de ellos por encima de la nariz, en dirección contraria al resto.

     Esta solución del peinado aunque menos elaborada, es similar a la de algunos bronces de últimas emisiones de Konterbia Karbika (KaRBiKa / KoNTeBaKoM) y Segobris ya con leyenda latina, ambas emisiones debieron ser anteriores, pues sus pesos rondan los 9 gramos por lo que pudo ser copia de estas o base para realizar dichos cuños como algunos muy elaborados posteriormente de Bilbilis en los que el anverso también guarda gran parecido.


    Curiosamente existe algunos cuños de reverso de Clounioq mostrados en las siguientes imagenes que también muestra parecido con el reverso mencionado de Segobris y el de Segovia también de peso bajo y a su vez el anverso citado es muy similar a algún cuño degenerado de Bilbilis y en todos ellos como detalle particular están representados los atributos del caballo.



    Para reforzar similitudes entre Sekotias y Clounioq existe también algún cuño de bronce raro (nº2 de la ceca de Sekotias en el Corpus de Villaronga) en el que la solución del peinado también está formado por bandas y el parecido entre bustos es aún mayor que con los anteriores de Konterbia Karbika y Segobris en los que sólo es similar el peinado. Tanto que si eliminamos el letrero de detrás del busto LAKaS y colocáramos los dos signos Ba? podría pasar perfectamente por un as de Clounioq, esta rara emisión tuvo que ser intermedia entre los ases “normales” de Sekotias y los denarios de Kolounioku y posiblemente el cuño fue realizado por el mismo artesano que grabó los cuños de Clounioq citados anteriormente.

     El peso de las acuñaciones con leyendas latinas pero sin incluir bustos claramente de emperador o sus títulos pero haciendo referencias a la colonia, municipio o ceca que las emite es más cercano al de las acuñaciones de Clounioq, por ejemplo las acuñaciones bilingües pompeyanas de Kelse (16 g) pero con un módulo aún mayor, pero aún en módulo y peso con las de Lepida y Celsa (12-15 g). En Bilbilis Itálica (11-14 g), en Calagurris,Turiasu y Osca sobre los 12 gramos en peso. El peso medio de las unidades de Clounioq con signos Ba? está entre 12 y 13 gramos de peso y 26-27 mm. de diámetro. Por tanto deben de ser más cercana su fecha de emisión a las monedas de transición de Lépida/Celsa y del resto de monedas en las que ya se intuye el busto de Augusto aunque no aparezca reflejado en sus leyendas. La del signo Ko algo mayor sobrepasa los 13 gramos pero con dos ejemplares publicados y pesados y de módulos similares para un solo cuño conocido de anverso y reverso.

     Para rematar la disparidad, en los bronces con la letra “Ko” tras el busto la solución del peinado es aún más enrevesado, por debajo del nivel de la oreja está formado por arcos pequeños, y por encima líneas y arcos que se rematan en un intento de rizo de gancho con glóbulos de gran tamaño por toda la frente. Por encima de la oreja los supuestos dos palos que existen en las otras monedas de bronce disimulados dentro del peinado. El estilo de esta moneda es más tosco que la mayoría de las otras,  con un delfín menos estilizado y con un caballo y letrero de mayor tamaño, si nos fijamos en la solución de la realización del caballo y jinete es totalmente diferente, resultando que lo único similar es el propio letrero, al igual que en el anverso en que lo único que resulta similar levemente son las facciones del busto. Este anverso también puede recordar la tosquedad de algún cuño de anverso de Bilbilis con letra "Bi" detrás del busto como el de la imagen.


     Todos los bronces llevan torques, pero el de letra Ko es simple y formado por puntos a diferencias del resto que es más elaborado con adorno central circular de gran tamaño y remate final en forma de rizo de gancho muy similar a algunos bronces de buen arte del grupo sedetano (Orosi, Salduie, etc.). También guardan parecido con bronces anteriores de Bilbilis especialmente refinados en su anverso en los citados adornos del cuello, peinado y forma de la nariz. En algunos bronces sin letra Ko los glóbulos que rematan las bandas del peinado están situados por encima, al contrario de lo que ocurre en los bronces con letra Ko y algunos llevan pendiente y alguna marca en forma de tres glóbulos de pequeño tamaño formando un triángulo similar al mostrado en algunos denarios de Sekobirikes.

      Esta ceca no fue ajena al fraccionamiento en épocas posteriores para conseguir divisores, como la de la siguiente imagen y en su caso para obtener el valor mitad de la unidad, 7 gramos. Aunque en el caso de este ejemplo no tuvo que pasar mucho tiempo desde su acuñación a su fraccionamiento por la conservación que presenta.




Madrid 2 de Mayo de 2.017


MONEDA UMANBAATE

Escrito por rgonzalez 16-06-2015 en monedas. Comentarios (0)


1.As (12,9 g / 26,06 mm.)

Anverso : Cabeza barbada de gran tamaño con peinado de rizos concentricos y los inferiores en forma de gancho. Los rasgos como oreja, ojo y boca muy marcados, delante letras E Ta O N en lectura ascendente.

Reverso: Jinete con hoz de guerra, debajo leyenda ibérica entre líneas UMANBa y ATe por delante de las patas posteriores y en lectura ascendente.

 

a.jpg